Cómo reducir y eliminar el estrés

¿Sientes subrayado y continuamente nervioso? Tal vez deberíamos reducir las causas del estrés y mejorar la calidad de su vida.
El Universidad de la Mujer de Texas ha publicado el 52 cosas que hacer para reducir el estrés!

Hice un traducción al inglés muy rápido para los que no mastican el inglés. ¡Aquí está la lista de 52 puntos!
Si pones en práctica algunos de ellos con efectos positivos, háznoslo saber 🙂

  1. Despierta 15 minutos antes de la mañana. Los inevitables contratiempos matutinos serán menos estresantes.
  2. Prepárate para la mañana de la noche anterior. Poner la mesa para el desayuno, preparar los bocadillos, tomar la ropa que va a usar, etc.
  3. No confíes en tu memoria. Anote los horarios de sus citas, cuándo recoger su ropa, cuándo devolver los libros, etc.
  4. No hagas nada que, después de hacerlo, te incite a decir una mentira.
  5. Haga duplicados de todas las llaves. Entierra la llave de una casa en un lugar secreto del patio trasero y guarda un duplicado de la llave del coche, manteniéndolo separado del resto de las llaves.
  6. Haz un poco de mantenimiento preventivo. Tu coche, tus aparatos, tu casa y tus relaciones serán menos propensos a estropearse/atacarse en el “peor momento posible”.
  7. Prepárate para esperar. Un periódico puede hacer que la espera en la oficina de correos sea casi agradable.
  8. Complacer es estresante. Lo que quieras hacer mañana, hazlo hoy; lo que quieras hacer hoy, hazlo ahora.
  9. Arreglado de antemano. No dejes gasolina en el depósito menos de un cuarto, no esperes hasta el último momento si sólo tienes un billete de autobús para comprar otro, etc.
  10. No uses algo que no funciona bien. Despertador, limpiaparabrisas, videograbadora… causan una constante exasperación, haz que los reparen o compra nuevos.
  11. Permita 15 minutos de tiempo extra para llegar a sus citas. Intenta llegar al aeropuerto una hora antes de la salida.
  12. Elimina (o reduce) la cantidad de cafeína que consume.
  13. Siempre ten un plan de respaldo listo, “en caso de que…” (“Si alguien llega tarde, esto es lo que haremos…” o “Si nos separamos en el centro comercial, nos encontramos en este lugar”)
  14. Sólo relájate. El mundo no se acabará a menos que se afeite la hierba este fin de semana.
  15. ¡Pollyanna-Power! Si algo sale mal, probablemente haya 10, 50 o 100 que sirvan. ¡Cuéntalos!
  16. Haz preguntas. Tómese un tiempo para repetir las instrucciones, lo que alguien espera de usted, etc. puedes ahorrar horas.
  17. Respondes con un “¡No!” Diga “no” a los proyectos extra, actividades sociales e invitaciones que sabe que no puede apoyar por falta de tiempo o energía, respétese a sí mismo y piense que todos, todos los días, necesitan algo de tranquilidad para relajarse y estar solos.
  18. Cuelga el teléfono. ¿Quieres tomar un largo baño, meditar, dormir o leer sin interrupción? Encuentra el coraje y hazlo. La probabilidad de una terrible emergencia en la próxima hora más o menos es casi cero. O usar un contestador automático.
  19. Cambiar “necesidades” por deseos. Todas nuestras necesidades físicas se traducen en comida, agua, sensación de calor. Todo lo demás son sólo deseos. No te apegues a los deseos.
  20. Simplifica, simplifica, simplifica…
  21. Haz amigos que no estén ansiosos. Nada te puede poner más ansioso que pasar el rato con gente ansiosa.
  22. Póngase de pie y estírese a menudo si su trabajo requiere que se siente durante mucho tiempo.
  23. Lleva gorras. Si sientes la necesidad de silencio en la casa, ponte los tapones en los oídos.
  24. Duerme todo el tiempo que sea necesario. Si es necesario, usa un despertador para recordarte que te vayas a la cama.
  25. Crear orden en lugar de caos. Organiza tu casa y tu espacio para que siempre sepas exactamente dónde están las cosas. Ponga las cosas en su lugar y no se estresará buscando cosas.
  26. Cuando se sienten estresados, la mayoría de las personas toman pequeñas respiraciones superficiales. Cuando se respira de esta manera, el aire viciado no es expulsado, la oxigenación de los tejidos no se completa, y el resultado es una frecuente tensión muscular. Revise su respiración durante todo el día, antes y durante las situaciones de alta presión. Si nota que los músculos del estómago están tensos y la respiración es superficial, relaje todos los músculos y haga varias respiraciones lentas y profundas.
  27. Escribir tus pensamientos y sentimientos (en un diario, en un papel para tirar…) puede ayudarte a ver las cosas más claramente y desde una perspectiva renovada.
  28. Pruebe algunas técnicas de yoga si siente la necesidad de relajarse. Respire profundamente por la nariz y cuente hasta ocho. Luego, con los labios medio cerrados, saque el aire muy lentamente contando hasta 16, o el mayor tiempo posible. Concéntrese en el sonido y sienta cómo se disuelve la tensión. Repítelo 10 veces.
  29. Proyéctese en un evento al que le teme. Por ejemplo: antes de hablar en público, tómese el tiempo de examinar cada parte de la experiencia en su mente. Imagina lo que oirás, cómo se verá el público, cómo presentarás tu discurso, qué preguntas puede haber y cómo podrás responderlas, etc. Visualizar las cosas como deben ser. Entenderás fácilmente que cuando llegue el momento de hablar de verdad, será un “sombrero viejo” y mucha de la ansiedad se habrá ido.
  30. Cuando el estrés de tener que terminar un trabajo te aleja de terminarlo realmente, puede ser lo que necesitas para cambiar tu entorno o actividad.
  31. Habla de ello. Discuta sus problemas con un amigo de confianza, puede ayudar a despejar su mente de la confusión para que pueda concentrarse en la solución del problema.
  32. Una de las formas más obvias de evitar el estrés innecesario es elegir un entorno (trabajo, hogar, ocio) que esté en consonancia con sus deseos y necesidades personales. Si odias trabajar en un escritorio, no tomes un trabajo que requiera que estés detrás de una mesa todo el día. Si odias hablar de política, no te juntes con gente que habla de política, etc.
  33. Aprende a vivir un día a la vez.
  34. Todos los días, haz algo que realmente te divierta.
  35. Añade una onza de amor a lo que haces.
  36. Tome un baño o ducha caliente (o fría en verano) para relajar la tensión.
  37. Haz algo por otra persona.
  38. Concentra tu atención en comprender en lugar de ser comprendido; en amar en lugar de ser amado.
  39. Haz algo para que te veas mejor. Un mejor aspecto puede hacerte sentir mejor.
  40. Planea el día de forma realista. Evite la tendencia a organizar los compromisos uno tras otro; tómese un tiempo entre las cosas para tener un poco de espacio para respirar.
  41. Se vuelve más flexible.
  42. Elimina las conmiseraciones como, “Soy demasiado viejo para…” “Estoy demasiado gordo para…” etc.
  43. Usa el fin de semana para cambiar el ritmo. Si tu trabajo semanal es lento y esquemático, asegúrate de que hay tiempo y espontaneidad en tus fines de semana.
  44. Sólo preocúpate por lo de hoy. Ayer y mañana se ocuparán de sí mismos.
  45. Haz una cosa a la vez. Cuando estás con alguien, estás con esa persona y nada más. Cuando estés ocupado con un proyecto, concéntrate en hacerlo realidad y olvídate de todas las demás cosas que tienes que hacer.
  46. Date un poco de tiempo, introspección, silencio, privacidad.
  47. Si hay algo particularmente molesto que hacer, hágalo temprano en la mañana y el resto del día estará libre de ansiedad.
  48. Aprende a delegar responsabilidades.
  49. No te olvides de tomar un descanso para el almuerzo. Intenta alejarte de la mesa o del lugar de trabajo con el cuerpo y la mente, aunque sólo sea por 15 o 20 minutos.
  50. No cuentes hasta 10. Cuenta hasta 10.000 antes de hacer algo que pueda empeorar las cosas.
  51. Mantener una visión madura de los eventos y las personas. Acepta el hecho de que vivimos en un mundo que no es perfecto.
  52. Intenta tener una visión optimista del mundo. Convencido de que la mayoría de la gente hace lo mejor que puede.